22 jul. 2010

Derecho de Pernada

Todo el mundo sabe lo que es esto, y comentar esta cosa suele ir acompañado de un tono que está entre las ganas de hacer chiste contando la "rocambolesca anécdota" y la indulgencia hacia "los brutos medievales estos".

Y es que esto siempre me pareció bastante chocante hasta que andando el tiempo, conocí la teoría del "derecho de pernada light" el señor se limitaba a apoyar su pierna en la cama de los recién casados (con ellos dentro, bonito escenario para el amor) como forma de asegurar de alguna manera una unión próspera basándose en supuestos poderes del señor sobre la fertilidad y tal. Y como esto de la fertilidad sonaba que venía de antiguo pues ya está: no, si esto de beneficiarse a la novia en su noche de bodas era en realidad una tradición germánica ya superada y de la que quedaba sólo el recuerdo de plantar la pierna en la cama... lo que yo digo "la tesis del derecho de pernada light". Además, pernada viene de pierna, tenía sentido y todo.

Esta versión de la pernada para todos los públicos coexistía en distintas publicaciones de divulgación con el pernada hard-core, algo que ya me movía a sospecha, ya que si era algo tan comentado y aceptado como cierto por todas partes era extraño que no estuviese más que estudiado, y es que cosas así, no suelen mover mucho a controversia, es normal que haya diversidad de opiniones sobre cosas como la participación real de los mozárabes en las revueltas de finales del emirato cordobés, o sobre el grado de feudalización de Castilla, o cosas así, pero ésta era el tipo de cosa que "canta" en las fuentes.

El problema viene cuando el derecho de pernada de marras: NO APARECE EN LAS FUENTES. Por ningún lado. Ni aparece la expresión, ni nada parecido. No existió, y esto no está sometido a consideración: fin. De hecho, lo escrito sobre el tema trata más de adaptar los textos de la época a una interpretación que ya está construida de antes que a verdaderamente preguntarse que están diciendo las fuentes. Bueno, pues tuve que esperar a que mi carrera estuviera por acabarse para que cierto catedrático de medieval, hombre por lo demás excepcional (ya que compartía sus afanes con lecturas como El Señor de los Anillos o Conan, y un hombre así, con valores, sólo puede merecer todo mi respeto) me diese el desmentido oficial.

Peeero, ¿nacer siervo en la Edad Media era una putada? sí. ¿Y nacer mujer? también.
¿Y nacer mujer y siervo? Sólo tenía un nombre: una pifia en tu tabla aleatoria de generación de personajes.

¿Podía un señor forzar a una doncella del pueblo llano si le daba el barrunto? pues estaba incurriendo en un abuso de poder, reconocido como tal, un "mal uso feudal" así conocido ya por entonces: posiblemente ningún jurado lo condenase, es más, posiblemente no se le diera mayor importancia al asunto. Pero esto no es medieval, cosas así habían ocurrido mucho antes y desde luego y por desgracia no se iban a acabar con el comienzo de la Edad Moderna.

Ahora bien: una cosa es que eso fuera un hecho y otra muy distinta es que además fuese un derecho como tal reconocido, con todas las de la ley.

El mito de la pernada lo pusieron en circulación los ilustrados del siglo XVIII, y es que entre muchas otras cosas, durante este siglo se generalizó una satanización de lo medieval, que ya arrastraba mala fama de antes (el mismo término "Edad Media" no era inocente, y encerraba una intención peyorativa desde el siglo XVI) una época que pintaban llena de credulidades y aspectos negativos frente a la suya propia, la de la razón, las luces y tal, y en ese afán crearon este mito historiográfico al que para que resultara más añejo y convincente le dieron un nombre en latín vulgar (ius primae noctis). El término tuvo éxito, caló en el imaginario colectivo y junto con muchas otras inexactitudes y falsedades, llegó hasta nuestros días.

Pero esto último me ha dado ideas para otro post.

Bonus track desdramatizador:



5 comentarios:

El Guerrero Hyperbóreo dijo...

Y yo que creía que el derecho de pernada light era la excusa legal para no tener que intercambiar fluidos con las tías feas...

Kike dijo...

¿Has visto "El señor de la guerra"? Que película tan maravillosa y normanda... trata, fundamentalmente, del derecho de pernada, pero se asume como una tradición pagana.

HansHelm dijo...

Me temo que no, aunque no hacía falta irse muy lejos: en la misma Braveheart lo mezclaban también por ahí, y yo soy el primer partidario de tomarse licencias cinematográficas, pero es que no hacía falta alejarse mucho de la realidad echando mano de eso, para poner a los ingleses como los malos de la película.

Kike dijo...

A mi Braveheart a mi me parece una peli ridículamente maniquea. Y no soporto a Mel Gibson.

HansHelm dijo...

No, si yo lo ponía como ejemplo, pero no es que te lo parezca, es que Braveheart ES una peli ridículamente maniquea.

Related Posts with Thumbnails