29 nov. 2010

Los españoles y el Patrimonio Documental

Trabajar en un archivo es una experiencia que puede dar no pocas satisfacciones, pero también algún momento "WTF?" El estremecedor relato que van a oír a continuación está basado en hechos reales.

Transcurre en el archivo de una institución cualquiera (llamémosla "Peich"), donde entre otras cosas se conserva documentación de carácter histórico (en España y para documentos con información delicada eso suele ser transcurridos 50 años desde el fin de la tramitación del expediente o 25 después del fallecimiento del interesado si lo hubiera):

-Archivero: ¿y esta documentación dónde estaba antes?

-Trabajador de Peich: no sé, cuando yo llegué ya estaba aquí. Pero estaba fatal, las ventanas estaban abiertas y se mojaba cuando llovía, como hoy. El invierno pasado, que llovió tanto, se estuvo mojando.

-Archivero: pero el invierno pasado no paró de llover desde noviembre ¿a nadie se le ocurrió cerrar las ventanas?

-Trabajador de Peich: no. ¿No ves que antes no había archivero?

-Archivero: ¿hace falta un archivero para que cierre las ventanas si los papeles se están mojando?

-Trabajador de Peich: claro. ¿No ves qué ellos no saben? Ellos ven que si está abierta será por algo. Y así se queda.


24 nov. 2010

Hits-tóricos

Si sigo haciendo chistes malos para titular las entradas van a tener que denunciarme. Pero el de hoy era taan evidente...
Resulta que me he hecho una cuenta de
Twitter... y ahí la tengo, en proceso de saber para qué carajo sirve exactamente.

Entretanto me ha servido para descubrir chorradas. Porque eso sí, soy follower de Carlomagno, ya que si no merece la pena seguir al emperador de los francos, ¿quién diantres la va a merecer? Bueno sí, el rey Arturo, pero el Pendragón siempre ha sido un clásico para estas cosas y no tiene Twitter.

El caso es que gracias a Charlemagne he descubierto ESTO:



¡ÉPICO!


Si hacemos caso de lo que pone su descripción en su cuenta en Youtube ("historyteachers") son justamente eso, profesores de Instituto norteamericanos de historia interpretando versiones de éxitos del pop-rock de toda la vida con letras de temática histórica. Porque tienen un montón: se atreven con los Beatles, The Knack, Lady Gaga, Creep de RadioHead, e incluso el ¡Hard Casio!, soberbia interpretación de Venus, de Bananarama:



Tomás de Aquino meets Stock, Aitken & Waterman, ¿cómo no se me pudo ocurrir antes?

¿Cuál es su objetivo? ¿Atraer a incautos jóvenes americanos a la Historia? ¿Mero frikismo? ¿Mezcla de los dos? Posiblemente. Pero antes de pensar algo como "menudos frikazos" y hacer el chiste fácil, pensad en el trabajo de esas letras y en el esfuerzo de hacer lo que tu voz buenamente puede (que tampoco es mucho, pero la mía no es como para andar criticando) para exponerte a la vergüenza ajena en Youtube; no, caballeros: en cada verso de cualquier versión de ésas hay más ganas de trabajar y más amor por la Historia (así, con mayúsculas) que en toda la obra completa perpetrada por César Vidal.

Maldita sea, creen en lo que hacen, y lo hacen con cariño, y en Camelot respetamos eso. Eso y que son pegadizas, así que lo siento por Blondie, pero ya nunca más podré evitar un sonoro ¡Charlemagne!

15 nov. 2010

La Era de las Invasiones (II)

Hacia 420 los hunos habían llegado a fundar una especie de Estado con centro en la gran llanura del Danubio, la (adoro esta palabra) Puszta, que les recordaba las estepas de donde provenían y desde donde se dedicaban a pedir tributo a Constantinopla al tiempo que se iban haciendo sedentarios.

En 425 Atila era rey, y algunos textos de la época lo presentan rodeado de cortesanos, así que la "estatalización" de los hunos iba adelante.

En una de éstas, el emperador Marciano (en serio) de Oriente, se negó a pagarle tributo a Atila y éste, rabioso, decide volcar toda su ira... sobre Occidente. Porque desde Teodosio II Constantinopla tenía unas murallas que la hicieron inexpugnable hasta la aparición de la pólvora, y Atila sería la ira de Dios, pero no era tonto: saquear al Imperio Occidental era mucho más fácil. De paso, Oriente había encontrado su solución a la "Edad Oscura": echarle el muerto al vecino.



No por obvia, iba a dejar de hacer la gracia

Atila saqueó ciudades de la Galia hasta que el magister militum Aecio pide ayuda a un ostrogodo, Teodorico. Juntos derrotaron a Atila en los Campos Catalaúnicos en 451, así que nadie se imagine esta batalla como "romanos" contra "hunos", a estas alturas del partido, del lado romano peleaban bárbaros más o menos romanizados, contra las tropas de los hunos, en las que peleaba una confederación de pueblos variados, incluyendo, como no, más germanos.


El mundo antes de la batalla de los Campos Catalaúnicos (o Chalons)

Atila tuvo que replegarse, pero al año siguiente entró en Italia, donde sólo le hizo frente el obispo de Roma León el Grande con toda la fuerza de... sus sobornos. Atila se volvió satisfecho a su Puzsta, se casó con una princesa germánica (¡qué sorpresa!), y la espichó en su noche de bodas.

El imperio huno no sobrevivió a su muerte, pero había tenido un papel convulsionador en Occidente, a la existencia del Imperio Romano como entidad política le quedaban poco más de veinte años cuesta abajo.

Mientras esto ocurría, la isla de Britania llevaba tiempo (desde 411) abandonada a su suerte por las legiones romanas, así que los celtas más romanizados de la isla se tuvieron que ir enfrentando en solitario a los
pictos y escotos del norte de la isla. De esto supieron aprovecharse los Pueblos del Mar: sajones, anglos y jutos, que se dedicaron a ocupar Britania. De la resistencia britana frente a los anglosajones surgiría la leyenda del Rey Arturo: un personaje mítico que supo unir a los indígenas y defender la isla frente al invasor. Y sí, he dicho mítico: no comparto el entusiasmo generalizado por localizar a un Rey Arturo real, que de haber existido seguro que era un caudillo con alguna victoria local. El personaje es más revelador como leyenda que como realidad: el anhelo por un rey único frente a los tradicionalmente fragmentados britanos, que por si no era poco lo que tenían encima, además se dedicaban a pelearse entre sí. Por cierto que tras la caída de la isla en el 500 muchos huyeron y se instalaron en Francia, dejándole su nombre a la región de Bretaña.

La
Galia septentrional se dividió en varios estados bárbaros: alamanes en Alsacia, con capital en Estrasburgo, francos ripuarios en torno a Colonia y francos salios en Tournai. En torno a Soissons se organizó un pequeño reino bajo el mando del romano Siagrio, y entre Lyon y Ginebra se organiza el reino arriano de los burgundios, el resto de la Galia y parte de Hispania estaba ocupada por el rey visigodo Eurico, que ocupa Auvernia y Provenza.

Volviendo a Roma...bueno no, la capital de Occidente ahora es Rávena, desde lo de Atila, el título imperial era un juguete en manos de diferentes caudillos germánicos que pululaban por la corte otorgándoselo a diferentes emperadores, cada uno más manejable que el anterior, hasta que Odoacro, hijo de un secretario de Atila, depuso a Rómulo Augústulo, último emperador...

Y aquí acaba el post, con el inicio de la Edad Media y el fin del Imperio Romano en
476.



...

Vengaa, que casi os lo habéis creído. Pero después de cierto post no podía dejar las cosas así.

...último emperador de occidente, porque en Oriente queda uno, y a él manda Odoacro sus insignias y sus respetos. Ni puso ningún nuevo emperador ni tomó para sí el título, se hizo nombrar cónsul por Oriente, de forma honorífica, y gobernó Italia como tal, actuando en teoría en representación del emperador de Constantinopla.

Que por cierto en Oriente apenas si se inmutaron por esto, estaban entregados a reformar su ejército para expulsar de él a los extranjeros y crear uno autóctono, reclutado principalmente en la región de Isauria. De hecho les fue tan bien, que del ejército sale la nueva dinastía de Constantinopla: los Isaurios. El primero de ellos, Zenón, se encontró de nuevo con el problema de los ostrogodos, que desde que se habían liberado de Atila andaban dando problemas por ahí. Por ello, Zenón envió al ostrogodo Teodorico el Grande a Italia a deshacerse de Odoacro, no fuera a acomodarse mucho, y así estaban entretenidos los dos (desviar los problemas a Occidente había dado resultados ¿para qué cambiar?). En el siguiente mapa se ve relativamente bien.


Se acaba el siglo V

Y el Mediterráneo occidental está en manos de germanos muy romanizados y de religión cristiana arriana: Teodorico en Italia, Provenza y parte de los Balcanes, los visigodos en Hispania, y los vándalos del norte de África. Las galias son un conglomerado de reinos: alamanes,turingios, burgundios-borgoñones...de religión arriana.

Pero pronto iba a cambiar esta situación: Clodoveo aglutinó a los francos, los menos romanizados de todos, en 481, derrotó a alamanes, turingios y burgundios, y se convirtió al catolicismo directamente desde su religión pagana, ganándose el favor del clero católico. En 511 toda la galia es franca exceptuando Provenza, al sur y el reino de los burgundios en la actual Borgoña.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones la población germana era de un 5% del total de los reinos que fundaron, sobre millones de súbditos romanos, por eso eligieron para asentarse regiones o ciudades concretas de valor estratégico. Y ya sabemos que no cambió todo tanto.

Con Teodorico, por ejemplo, los comerciantes orientales siguieron nutriendo a Italia, donde no hubo nostalgia de la época anterior. De hecho, la Italia ostrogoda de Teodorico fue una formación muy curiosa en la que continuaban los juegos en el circo y en el anfiteatro, y las antiguas familias romanas contendían por las magistraturas como siempre. Quién sabe, quizás podría haber resucitado el título imperial de Occidente siglos antes que Carlomagno.

Tan interesante y tan bien les iba la fusión con lo romano que un agresivo emperador de Constantinopla, Justiniano, prefirió ser precavido y decidir que ya era hora de reconquistar lo que consideraba suyo en un momento en el que el Imperio Oriental vivía una auténtica edad de oro a mediados del siglo VI. Se acabó el reino ostrogodo. Y más adelante Justiniano seguiría con la restauratio imperii y también se acabaría el reino vándalo del norte de África.



Pero por ejemplo, en el reino franco de la década de 570 tenemos constancia de que Chilperico construyó circos para carreras de cuadrigas en Soissons y París, emulando abiertamente la práctica romana.
Y el visigodo Eurico (466-484), por ejemplo, tuvo gestos muy romanos: protegió a Lampridio, poeta latino, y contribuyó a la restauración del gran puente romano de Mérida, dejando constancia de esta empresa en una inscripción latina en verso.

Con esto hemos llegado al siglo VI, ¡hay que ver! desde los primeros post...allá por el siglo III. Durante un siglo más el experimento de los reinos germánicos fue declinando mientras el cristianismo arriano iba dejando paso al catolicismo, nuevos poderes aparecían: el Islam, el Papa de Roma y el Imperio franco, de cuya fragmentación surge el sistema feudal.

Es entonces, en el siglo VIII, con un Mediterráneo partido en tres, y con el Islam, rival secular que fuerza a Occidente a reinventarse a sí mismo cuando se puede considerar inaugurada la Edad Media.

And the story ends... habrá post especial desde el que podrán acceder a esta saga ¡ÉPICA! a la derecha del blog, y de paso incluirá un bonus track especial de lo más interesante. Luego me dedicaré a cosas más cortitas por una temporada, pero muy bonitas todas ellas.

3 nov. 2010

La Era de las Invasiones (I)

¡Noooo!¿Pero qué dices tío? ¡Llevamos desde septiembre oyendo hablar de invasiones! Sí amigos, y tengo el cuajo de ponerle un uno a esta entrada. Ahora que...la saga épica sobre la Caída del Imperio Romano se acaba. El uno responde a que he partido lo que era un único post en dos, que en realidad es donde hay más acción. Vamos, que trata sobre las invasiones propiamente dichas. Y la verdad: la acción es mejor en las películas, la entrada me ha quedado un poco rollazo. A pesar de todo la he puesto, porque en intenné y en español, aparte de la wikipedia no hay mucha información sobre el tema (como fuentes he consultado mi amada Civilización del Occidente Medieval de Jacques le Goff, y un manual universitario corriente y moliente: La Historia de la Edad Media de Salvador Claramunt y otros) y porque después de seguir las cuitas de Pirenne, escuchar al controvertido Ward-Perkins y toparnos todos con el dilema histórico del huevo y la gallina, me apetecía cerrar esta saga épica con algo un poquito más al uso. Quién sabe, lo mismo a alguien le entra el gusanillo por esta época.

Ese goce que los espíritus
delicados y apacibles encuentran en un ocio útil, ellos lo sitúan en
los peligros y en la guerra. Para ellos la suprema dicha es perder la
vida en un campo de batalla; morir de viejo o en un accidente es un
oprobio y una cobardía hacia lo que no sienten más que desprecio;
matar un hombre es un heroísmo hacia el que no hallan suficientes
elogios. El más hermoso trofeo es la cabellera de un enemigo
escalpado; les sirve de decoración para la montura de su caballo de
guerra. Para ellos no existen templos ni santuarios, ni siquiera un
agujero cubierto de paja. Una espada desnuda, clavada en tierra
según el rito bárbaro, se convierte en el signo de Marte. La honran
devotamente como a la soberana de las regiones que recorren

Amiano Marcelino sobre los germanos

Si las cosas hubiesen sido de otra forma, a lo mejor los germanos hubieran entrado en el Imperio, se hubieran asentado y hubieran sido romanizados, quién sabe. Porque tampoco eran tantos: la tribu germánica más grande no podía haber puesto en pie de guerra a más de 25.000 hombres... contra un Imperio de 25 millones de habitantes. Pero en el tiempo coincidieron muchas tribus en muchos puntos de la frontera, y el Imperio (para mí), no era ya el que era (aunque Ward-Perkins decía que sí). ¿Por qué se ponen en movimiento? Hay quién dice que aquella época coincidió con un cambio climático, un enfriamiento global que redujo las tierras de cultivo, y en Siberia y Escandinavia se enteraron bien. Comenzaban así unos movimientos migratorios del norte al sur en el que unos pueblos empujaban a otros.
Las grandes migraciones, 378-439 (fuente: La Historia con Mapas)

Sea como fuere, los germanos pidieron en principio asilo de forma pacífica, que se les concedía algunas veces en la forma de foedus: tribus enteras se instalaban en suelo romano con la condición de defenderlo.
Aunque a priori suene bien, la convivencia era difícil. Las elites terratenientes romanas vieron con suspicacia (por no decir manifiesto cabreo) como parte de sus terrenos de toda la vida dejaban de ser suyos para albergar a unos extranjeros, que no siempre actuaron como pacíficos vecinos.

Por otra parte, y como decía Ward-Perkins, no hay que olvidar el prejuicio negativo ("bárbaros")que los romanos mostraban hacia estos extranjeros, que los germanos se daban cuenta, y que se veían en la tesitura de defender una tierra en la que eran recibidos con desconfianza en el mejor de los casos. Con odio y hostilidad en el peor.

No hay buenos ni malos aquí. Eso sí, la reacción imperial fue la peor que podía darse: por lo general se optó por una política de hechos consumados ratificando a estos germanos como federados del Imperio, para luego, una vez dentro, hostilizarlos y tratarlos desdeñosamente. La conclusión fue pasar de tener bárbaros cabreados dentro de las fronteras a tener bárbaros MUY cabreados dentro de las fronteras. Cuando estos bárbaros se aprovechan de la situación y pasan a exigir cada vez más, contaron con el apoyo de las clases más desfavorecidas de la sociedad romana, bacaudae en las Galias e Hispania, circumcelliones en el norte de África... y en fin,bandas de desheredados al margen del Estado, que se dedican al pillaje. Y es que en un Imperio donde la situación económica era cada vez más chunga, a mucha gente no le quedaba otra que "echarse al monte". Llegado el momento se suman a los invasores, porque como dice Salviano:

"Los pobres se ven despojados, las viudas gimen, se pisotea a los huérfanos hasta tal punto que muchos de ellos, incluso gente de buena cuna que ha recibido una educación superior, se refugia en el enemigo. Para no sucumbir ante la persecución pública, van a buscar entre los bárbaros la humanidad de los romanos, porque ya no pueden soportar entre los romanos la inhumanidad de los bárbaros.
Son distintos de los pueblos entre quienes buscan refugio [...] sin embargo prefieren doblegarse a esta ausencia de parecido antes que sufrir entre los romanos la injusticia y la crueldad. Emigran pues hacia los godos o los bagaudas, o hacia los demás bárbaros que dominan por doquier y no tienen nada que reprocharse por este exilio. Porque prefieren vivir libres bajo la
apariencia de esclavos que vivir esclavos bajo una apariencia de libertad.

El nombre de ciudadano romano, hasta hace bien poco muy estimado, pero logrado a un alto precio, es hoy en día repudiado y evitado, ya no se le considera sólo como de escaso valor sino que se abomina de él... De ahí procede que incluso los que no huyen hacia los bárbaros, se ven obligados no obstante a convertirse en bárbaros, como les sucede hoy en día a la mayoría de los españoles, a una notable cantidad de galos y a todos los que, en toda la amplitud del mundo romano, la iniquidad romana empuja a dejar de ser romanos.
Hablemos, por ejemplo, de los bagaudas que, desposeídos por jueces malos y sanguinarios, apaleados, matados, después de haber perdido el derecho a la libertad romana, han perdido también el honor del nombre romano. Y nosotros los llamamos rebeldes, hombres perdidos, cuando somos nosotros
quienes les hemos obligado a convertirse en criminales"

Hace un par de post dejamos al último emperador de un Imperio unido, Teodosio, promulgando el Edicto de Tesalónica en 380 para hacer del catolicismo la religión oficial del Imperio. Volvamos un par de años antes de eso...

El pueblo godo se había dividido. Después de un largo peregrinar por las estepas, los ostrogodos habían fundado un reino en la actual Ucrania, mientras sus parientes, los visigodos, habían cruzado el río Dniéster instalándose en la desembocadura del Danubio. Fue entonces cuando una nueva amenaza asomaba desde el este: los hunos. Que en realidad no eran sino una confederación de pueblos euroasiáticos de diferente procedencia. Cuando convirtieron a los ostrogodos de Ucrania en tributarios, su anciano rey, Ermanarico decidió suicidarse.

El rey visigodo Fritigerno al ver el destino de sus primos del este, y por aquello de "cuando las barbas del vecino veas cortar..." pidió asilo en tierras de los romanos: en 376, unos 10.000 visigodos se instalan en la Tracia septentrional. Para encontrarse con que las tierras cedidas eran de escasa calidad, y que cuando pidieron annonas o recursos materiales para poder cultivarlas se encontraron con la corrupta administración imperial de aquellos tiempos. Lo que decía antes: visigodos cabreados en un entorno hostil.
Empezaron a llevar a cabo incursiones hacia el sur, y el emperador oriental, Valente, decidió hacerles frente el solo, sin contar con el emperador occidental, en la batalla de Adrianópolis en 378. Fue un fracaso, y el propio emperador perdió la vida. Ha comenzado la era de las invasiones.

Así quedaba el mundo en 378 (ya lo sé, no es la primera vez que uso este mapa) teniendo en cuenta que esos ostrogodos que se ven al este, en realidad estarían bajo dominio huno.

Al poco tiempo, el nuevo emperador Teodosio, decidía conceder a los visigodos nuevas tierras, esta vez en la fértil Mesia. Mientras estuvo él, todo bien, pero a su muerte, el Imperio vuelve a dividirse entre Arcadio, en Oriente y Honorio en Occidente.

Siglo V

A Honorio le tocó lidiar con una nueva reclamación goda de tierras en Panonia, cuando se negó a aceptarla, los visigodos cruzaron los Alpes, entraron en Italia y en 410, acaudillados por su rey Allareiks (castellanizado Alarico), saquearon la ciudad de Roma.

Un poco antes, otros pueblos se habían enterado de la llegada de los hunos: en el año 406 suevos, vándalos y alanos cruzaban el Rin y se desparramaban por toda la Galia. En 411 se repartían Hispania, situación que el Imperio tiene que aceptar reconociéndolos como federados. Tras ellos entraban burgundios y alamanes, que se instalan en la actual Borgoña, que precisamente toma su nombre de los burgundios.

El Mediterráneo en el año 410 (fuente: Universidad Autónoma de Madrid)

Entretanto, los godos que salían de saquear Roma se volvieron hacia el norte y se instalaron en el sur de la Galia, donde desde 413 tienen en Tolosa su centro de poder. Desde allí, se les pide que hagan honor al pacto de hospitalidad que ahora los liga al emperador y marchen a Hispania, a expulsar de la misma a los suevos, vándalos y alanos, con desigual éxito. El reino suevo resistiría aun un tiempo, pero los vándalos y alanos se unieron para huir de la Península Ibérica e instalarse en el norte de África, en una de las formaciones que más interesantes me resultan de esta época: el reino Vándalo norteafricano, fundado por el rey Genserico, quien conquista Cartago en 439.


A partir de 417 y hasta 423 la situación comienza a estabilizarse, Valentiniano III, sucesor de Honorio, encontró un imperio débil, pero no hundido. Aecio, magister militum, lugarteniente en la Galia, pudo contener las ansias de expansión de godos y de unos recién llegados, los francos, e instalar a los burgundios, pero no pudo intervenir en África, donde Genserico se había hecho dueño del Mediterráneo occidental, llegando a saquear Roma (de nuevo) en 445. Esta vez, sine ferro et igne. Claro que de todos modos la sede imperial hacía mucho que se había trasladado a Rávena. Pero antes de eso, a principios del siglo V, parecía que el Imperio tenía un respiro...pero iba a durar poco: los hunos, largo tiempo ausentes volvían a aparecer en el horizonte, esta vez liderados por el hombre que los iba a meter por la puerta grande en la historia: Atila.


Bonus track sin relación aparente con el resto del post
:

en un ejercicio de recreación histórica (de lo que vienen siendo las invasiones bárbaras), este viernes estaré en la Villa y Corte asistiendo a un concierto de los Blind Guardian, lo digo porquee...bueno, porque siempre es una buena excusa para poner esto:



¡Ah!Las ansias guerreras.
Related Posts with Thumbnails